¿Apología a la improvisación?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Hoy, Cúcuta amaneció con un nuevo aumento del pasaje, que ya estaba previsto a través del acuerdo Metropolitano 002 del 22 de abril de 2021, pero… ¿bajo qué términos y condiciones?

Esa decadencia del pensar es la que lleva a los gobernantes a desconocer la total interrelación que existe entre todos los fenómenos económicos y sociales, y dicho enfoque de autonomías podría resultar fatal.

Tiende a producir una situación caótica en la que predominan la confusión, el desorden y la incertidumbre en la ciudadanía y, por eso, Cúcuta está como quien ha perdido la brújula en medio del desierto y, en estos momentos, es prácticamente imposible contar con una orientación confiable.

La causa de tanta incoherencia es la improvisación que se produce cuando el gobernante toma decisiones sin haberlas preparado de antemano y sin saber si dispone de medios apropiados o suficientes para llevarlas a cabo. Generalmente la improvisación es el resultado de una gran dosis de ignorancia, combinada con otra porción de arrogancia y una tercera parte de ‘malaleche’.

Hoy, Cúcuta amaneció con un nuevo aumento del pasaje, que ya estaba previsto a través del acuerdo Metropolitano 002 del 22 de abril de 2021, pero… ¿bajo qué términos y condiciones?

De acuerdo al sociólogo de la Universidad Nacional, Javier Uscátegui, a pesar de que sí existen algunos estudios que no son de libre conocimiento público a menos que se emita un derecho de petición, estos, no justifican el accionar de la administración municipal en lo que se ha catalogado como ‘la nueva pifia’ en redes sociales.

“El estudio hace un análisis contextual de la realidad social y económica del municipio pero no se justifica. Yo no creo, por ejemplo, que desde que salió el decreto para el aumento del pasaje, a la fecha, hayan cambiado mucho las condiciones económicas y sociales de las personas. La tasa de desempleo sigue estando por encima del 20%, la de informalidad por encima del 70%… Eso no tiene mucho sentido”, manifestó el profesional.

Agregó que esto es un grave problema porque, mientras más aumenta el pasaje, no se mejoran las condiciones de los vehículos de transporte público, por lo que esta medida no tiene ni pies ni cabeza.

“El parque automotor es pésimo, la malla vial es pésima. Las rutas no acceden a todos los puntos porque la gente tiene que seguir caminando 20 a 30 minutos en zonas que no están en el centro de la ciudad”, aseveró.

¿Y ahora qué?

Pedir que se suspenda o se aplace dicho acuerdo, ¿conllevaría a que, a través del Área Metropolitana, sean los cucuteños quiénes deban pagar una importante suma de dinero a los transportadores por daño antijurídico?

Dice Uscátegui que además del efecto nocivo de esos incrementos, la Alcaldía y el Área Metropolitana tienen que empezar a propender por implementar, de forma urgente, el sistema de transporte que se anunció a través del Plan Maestro de Movilidad del pasado 21 de julio de 2021.

“Cambiar todo el parque automotor y lograr un sistema de transporte integrado a ciclorrutas que estén finalizadas. No un pedazo aquí y otro allá. Leí a un exfuncionario que decía que el Alcalde está pensando en posponer esa medida, pero, ¿no pensó en eso antes de tomarla?”, comentó el analista.

A sabiendas de las condiciones socioeconómicas de Cúcuta, sobre todo en el marco de los efectos causados por la pandemia del coronavirus, Uscátegui considera que la administración pudo haber dejado las cosas como estaban y, quizás, plantearlas el año entrante de acuerdo a los camnios y la recuperación de la economía local.

¿Usted qué opina?

Equipo periodístico El Santanderista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ir arriba