¡QUE SEA OBLIGATORIO!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Es increíble que a estas alturas de la pandemia, con miles de muertos alrededor del mundo por la COVID-19, los sistemas de salud colapsados y la economía mundial gravemente afectada, existan personas que manifiesten tranquilamente, como si nada, que no se quieren vacunar.

A diario vemos cómo los noticieros anuncian que los ‘antivacunas’ se resisten a ser vacunados y hacen campaña para que otros se les unan en su locura. En Colombia, los puestos de vacunación no se llenan en todas las ciudades y los adultos entre los 40 y 50 años son los que menos se han acercado para ser inmunizados. Mientras en muchos países pobres claman por una vacuna, en Colombia algunos dicen que no se van a vacunar porque les da miedo que ‘una reacción adversa’ les afecte o, peor aún y en el colmo de la idiotez, que no se vacunan si no es con ‘la Pfizer’.

Científicos de todo el mundo han asegurado que la mejor vacuna es la que está disponible en el punto de vacunación cuando se llega a este. Ninguna es mejor que la otra y todas sirven para lo mismo: que el virus no lo mate.

En Francia, el presidente Macron acaba de expedir un mandato que les prohíbe a los antivacunas asistir a sitios públicos porque pueden poner en riesgo a las demás personas. Bares, iglesias, museos, cafés y todo lugar en el que haya público, les fue vetado. Si quiere salir y reunirse con otras personas, tiene que vacunarse. Punto.

Así debería ser no solo en Francia sino en todo el mundo. Si no está vacunado, no puede salir de su casa. ¿Quiere ver a su familia, a sus amigos o simplemente ir a un parque? Vacúnese. Solo cuando la gran mayoría de la población mundial esté vacunada y la inmunidad de rebaño esté garantizada, podremos decir que le hemos ganado la guerra a este virus. Hasta entonces, haga pedagogía con aquellos que se niegan a ser vacunados. Y si no le hace caso y se sigue negando, denúncielo con las autoridades cuando lo vea en la calle. Puede que no le hagan nada judicialmente, pero la sanción social de algo le servirá.

El Santanderista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ir arriba