¡Basta de extremos!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Algunos crecimos con la directriz de siempre escoger el mismo bando, cuando de política se trata. Nos hemos aferrado a defender los hechos según los personajes que los presiden y la naturaleza de sus causas, situación que abruma teniendo en cuenta la importancia de las próximas decisiones políticas en Colombia.

Debo expresar mi desacuerdo con la polarización generada en los entornos conversacionales actuales; es repetitivo tener que lidiar con charlas extremistas en todos los ámbitos intelectuales donde solo se esperan juzgamientos ideológicos, por expresar pensamientos que giran no a una corriente política, sino a la lógica fundamentada en lo conveniente o no para el país y su gente.

Es normal que algunos colombianos nos sintamos un tanto oprimidos por tener que escuchar frases cargadas de odio e insensibles de personas con las que nos relacionamos día a día. Es ser percibido como enemigo por los que amamos y respetamos; por solo pensar diferente a ellos.

Para algunos puede ser una reflexión romántica, pero en mi opinión, es la causa de todos los males. Preocupa y desconcierta lo que vemos en los medios y las declaraciones de gobernantes, interpretadas por algunos como la conquista inminente de la extrema derecha o la extrema izquierda.

¡Ya no más! Esto cansa y estropea cualquier indicio de esperanza en la recuperación económica y social de Colombia. Pensar en ser gobernados por los mismos “sin preferir extremos”, solo causa sentimientos profundos de desilusión en las próximas generaciones, futuros dolientes de las consecuencias de lo que vivimos actualmente.

Es difícil, por no decir imposible, cambiar la forma de pensar de familiares, amigos o de uno mismo, incluso; pero tratemos de no escoger la óptica pasional de las cosas, dejemos a un lado nuestro ego partidista y avancemos hacia una conversación que mezcle ideas “derechistas e izquierdistas”, con la intención de encontrar la mejor alternativa para solucionar los problemas del país.

Lo anterior lo encuentro apropiado, pues son múltiples las veces que me debato entre lo disyuntivo de mis planteamientos. No me da pena decirlo, y creo que a muchos nos pasa lo mismo. De eso se trata la evolución política; de estudiar y analizar los temas bajo una lupa menos doctrinal pero sí más administrativa y social, pensando en el efecto causa-consecuencia de las decisiones para los diferentes grupos, escuchando sin juzgar la opinión de los demás, pues estoy convencida de que los extremos solo causan heridas difíciles de cicatrizar; la historia nos lo ha enseñado.

Juliana Ramírez Herrera

Profesional en Marketing y Negocios Internacionales
Especialista en Gerencia de
mercadeo de la Universidad Javeriana. Twitter:@juli250

1 comentario en “¡Basta de extremos!”

  1. Está genial el artículo, es igual de importante analizar, si acá en Colombia a cada persona que tiene una pisca de critica admnistrativa y social, no nos quieren tildar de comunistas e izquierdoso, me parece que el problema redica más por ahí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ir arriba