ALERTA POR VIOLENCIA, DESPLAZAMIENTO Y RECLUTAMIENTO DE ESTUDIANTES EN LA ZONA RURAL DE CÚCUTA

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Persiste la preocupación y las alertas tempranas emitidas por parte de la Consejería Municipal para las Juventudes de Cúcuta, respecto al desplazamiento forzado de jóvenes estudiantes de la zona rural por causa de la violencia que no cesa en ese sector periférico de la ciudad.

Isaac García, Consejero Municipal para las Juventudes de Cúcuta, dijo que el gobierno nacional, departamental y municipal deben asumir medidas inmediatas, no solo para contrarrestar el accionar delincuencial, sino para garantizar el acceso a un derecho fundamental como lo es la educación en Norte de Santander.

“Tienen que asumir medidas urgentes para atender la violencia no solo de manera militar, que está desbordada, sí, pero también para garantizar a esas familias desplazadas por la violencia, el derecho a la vivienda, a la seguridad, a la vida misma. Debemos reconocer que el Estado falló en Norte de Santander y hoy día ni 5 batallones lograrán disminuir los indicadores de violencia, por el contrario, se recrudecerá más el conflicto”, manifestó García, quien también es representante de un sector marginado por la violencia como lo es el barrio Scalabrini de Cúcuta.

El Santanderista pudo conocer que el accionar de los violentos en Norte de Santander también está llegando al área urbana de Cúcuta. Esta semana los directivos de un colegio del centro de la ciudad recibieron amenazas, al parecer, por integrantes del ELN, quienes les pidieron que acataran el llamado a paro armado o asumieran las consecuencias, por lo cual, docentes y estudiantes se vieron obligados, incluso, a no abrir ningún tipo de plataforma digital para dictar clases virtuales.

“La educación está siendo violentada en estos momentos; hay colegios que cerraron sus clases porque el conflicto armado no permite garantías para que los niños puedan recibir sus clases y eso contrae muchísimos otros problemas: reclutamiento forzado, quizás, en menores de edad o en jóvenes y adolescentes”, es el escenario que plantea Isaac.

Para el Consejero Municipal para las Juventudes, los violentos están alzando las armas y, de acuerdo a los indicadores del DANE, los NiNi, que son jóvenes entre los 18 y 28 años que ni estudian ni trabajan por falta de oportunidades en la región, están a merced de los grupos armados como su única fuente de ‘empleo’, por decirlo de alguna manera, complicando aún más la situación de violencia en Norte de Santander.

EL SANTANDERISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Scroll to Top