El Año del Sol Negro

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

La guerra de los Mil Días ha sido de esas guerras siempre presentes, y sin embargo, siempre olvidada, su desarrollo a manera de bisagra entre el siglo XIX y el siglo XX marcaría la política y los conflictos futuros hasta nuestros días. Y no es para menos, pues un conflicto intestino que se presentó entre el 17 de octubre de 1899 y el 21 de noviembre de 1902 y que conllevó la pérdida de más de 100.000 almas entre muertes en combate, enfermedades y hambrunas; que destrozaría la economía, la convivencia social y finalmente causaría la separación de Panamá.

Pese a todo lo que se puede decir, se puede reflexionar y lo que se puede aprender sobre esta guerra, sus acontecimientos, su desarrollo, sus personajes y sus motivos; siempre ha sido esta una guerra olvidada, mencionada por mencionar en la historia que se aprende en el colegio y eso en el mejor de los casos. El olvido de nuestra historia es inequívocamente el desconocimiento de las causas que nos han llevado a estar como estamos hoy por hoy.

Hay una novela que me cautivó como pocas lo han hecho, aquella escrita por Daniel Ferreira, un escritor, bloguero y cronista independiente colombiano con un proyecto de cinco novelas sobre la violencia y la historia de Colombia, al que ha bautizado como: Pentalogía (infame) de Colombia.

Su obra “El Año del Sol Negro”, nos invita a entrar en el día a día de las personas involucradas y que sufrieron esta guerra, de la llamada generación olvidada, de la generación condenada y de la generación perdida, títulos que recuerdan cómo se llamarían tiempo después las generaciones que tomaron parte en el primer gran conflicto mundial.

Poco hay que decir del libro que no signifique una destripada aguda de la trama del mismo, aun así, hay que alabar en todo sentido la labor investigativa detallada que realizó para su obra, pues la atención hasta del más mínimo detalle histórico y contextual es simplemente increíble. Además, la capacidad natural de relatar la historia desde las vivencias y desde los zapatos del personaje.

Totalmente recomendada al lector esta obra, no solo para que viva una experiencia de redacción magnífica, sino para que aprenda de aquella parte de la historia que ha querido ser “olvidada” desde las esferas del poder.

Juan Esteban Ardila Gómez

Estudiante de Derecho en la universidad Libre - Cúcuta. Medalla del Consejo de Cúcuta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ir arriba