CAJAS

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Las cajas de compensación familiar son unas entidades creadas hace ya varias décadas (desde finales de los años 50 en la junta militar), a las cuales se les dio la tarea de administrar los recursos que surgieron luego de cargar las nóminas de las empresas del país con un porcentaje destinado para generar beneficios sociales para los empleados de dichas empresas. Estos recursos son invertidos en mejorar la calidad de vida de los empleados vía subsidios y a través de políticas y programas sociales.

Posteriormente las cajas, se constituyeron en personas jurídicas de derecho privado sin ánimo de lucro, bajo la modalidad de corporaciones. Con el crecimiento económico del país en los últimos 20 años, las cajas de compensación familiar se han convertido en entidades con presupuestos bastante importantes que terminan posicionándoles como unos actores bastante relevantes en las regiones en la cuales prestan sus servicios. De esta forma, es como vemos que las cajas de compensación no solo atienden a la población con más necesidades, sino que terminan prestando servicios de todo tipo que van desde créditos para empleados, pasando por supermercados, droguerías (en algunas regiones), hasta empresas prestadoras de Salud.

Por supuesto que está relevancia y crecimiento sobre todo desde el punto de vista presupuestal y de las nóminas de las mismas cajas de compensación ha terminado por convertirse en un tesoro muy codiciado por parte de estructuras políticas de todas las regiones que ven en ellas una forma de entidad paralela al estado sobre la cual pueden apoyar sus estructuras clientelares.

Este fenómeno no es nuevo y tampoco es solo de nuestra región. Pero es un fenómeno que se da sobre todo en las regiones en las que el poder del empresariado no es lo suficientemente contundente como para no depender de los favores y relaciones políticas. En regiones como Antioquia, Cali o Bogotá, con empresarios nacionales sólidos, el papel de los políticos ha estado marginado de las cajas lo cual ha permitido que estas actúen con independencia y con gobiernos corporativos adecuados que terminan por redundar en más crecimiento y más beneficios para las empresas, los empleados y las regiones en general.

En nuestra ciudad, lastimosamente aún no tenemos un empresariado tan poderoso y celoso de sus instituciones, que le permita ser independiente de las presiones de las estructuras políticas locales, pero aún tenemos la oportunidad de evitar que nuestra caja de compensación más importante COMFANORTE caiga en manos de estas estructuras políticas por completo, y por el contrario conserve su independencia, garantizando así la toma de decisiones basadas puramente en el beneficio general de la entidad, y no bajo cálculos burocráticos para fortalecer cualquier movimiento político.

El próximo lunes 25 de Octubre es la asamblea virtual para elegir a los empresarios miembros del consejo directivo de la entidad. Invito a los empresarios de la ciudad a inscribirse con anterioridad ya que la asamblea será de forma virtual y a participar en una elección en la cual se define el futuro de nuestra caja.

Juan Francisco Yáñez

Ingeniero Civil e Ingeniero Ambiental MSc. Ingeniería y Gerencia de Proyectos de Construcción Universidad de Los Andes.

1 comentario en “CAJAS”

  1. Recobrar el sentido, la presencia y calidad de comfanorte, debe ser la prioridad de los empresarios de la región, ya que esto se perdio desde la salida de Claudia Uribe de la caja. Recobrar la identidad norte santandereana, la excelencia por la atención a los afiliados y el deseo de trabajar por los mas desfavorecidos, debe ser el deseo que acompañe esta asamblea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ir arriba