LAS MASACRES NO PARAN EN COLOMBIA

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Para los colombianos, es cada vez más difícil asimilar que en nuestro país el conflicto aumente, que la crueldad de los hechos siga agudizándose e incrementándose desinteresadamente ante los ojos del mundo y del gobierno nacional, que los homicidios y masacres sigan causando más víctimas, más hechos de violencia y sucesos reprochables e indignantes que generan repudio en una gran parte de la sociedad de nuestro país.

 

Según los informes revelados por el instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz) en lo corrido del año 2022, han ocurrido 44 masacres a nivel nacional, las cuales han dejado en promedio 158 fallecidos en estos hechos lamentables; un preocupante panorama, si consideramos que desde la firma del acuerdo de paz el número de masacres ha aumentado un 65%, siguiendo una tendencia  exponencial en aumento. En el año 2021, el número de masacres entre enero, febrero, marzo, abril y mayo, oscilaba entre 40 masacres aproximadamente, dejando un promedio de 190 personas asesinadas.

 

En comparación con el 2021, la reducción del número de masacres registradas equivale a un 7%, los informes e investigaciones hablan de que en estos casos, se percibe mayor sevicia y frialdad en la ejecución de dichos actos, en su gran mayoría campesinos y habitantes de zonas rurales de diferentes municipios históricamente afectados por el conflicto interno de nuestro país, que han sido víctimas del crecimiento de nuevos grupos delincuenciales, así como el engrosamiento de los grupos ya existentes como el ELN, EPL y BACRIM, a su vez grupos armados residuales del acuerdo de paz, como la nueva Marquetalia y las disidencias, que crecen su poder militar y se enfrentan sin contemplación alguna, dejando a la población civil en medio de la guerra.

 

Cabe resaltar que para Indepaz, las masacres se definen como homicidios intencionales y simultáneos de tres personas o más, protegidas por el derecho internacional humanitario DIH, en estado de indefensión, e iguales circunstancias de tiempo, lugar y modo.

 

El año pasado Cauca fue el departamento con mayor registro de masacres presentados con 14 hechos y 46 muertos, siendo Norte de Santander el sexto lugar en la lista, con 4 masacres y 14 víctimas, una posición alarmante y más aún para una región tan abandonada y olvidada por el estado. Cabe resaltar que una gran parte de estos hechos se han presentado en zonas rurales y específicamente en regiones y municipios del Catatumbo, que pasa desapercibida a los ojos de estado y de los entes encargados de velar y proteger a los habitantes, cómo las fuerzas militares, ministerios, entre otros, que deberían hacer presencia y garantizar a los pobladores de dichas zonas, que puedan tener tranquilidad y seguridad, y no convivan con zozobra y miedo.

 

Otro dato revelador del informe de Indepaz, es sobre los lideres y lideresas asesinadas en el transcurso del presente año, con una cifra de 80 homicidios registrados, sumando 1307 lideres y defensores de los DDHH masacrados desde la firma del acuerdo de paz con las FARC; lo que demuestra y alude al incumplimiento y garantías de seguridad a excombatientes y a lideres que presentan amenazas recurrentes en sus labores dentro de los territorios.

 

En lo que va trascurrido del 2022 las cifras son alarmantes: 4 masacres en Norte de Santander, 2 en Arauca y 6 en Cauca, nos hace pensar que la paz no ha llegado realmente a estos territorios, lugares que históricamente han padecido de esta guerra atroz y sin sentido, que deja miles de víctimas esperando ser escuchadas, protegidas y reparadas; lo que hace pensar que el proceso de paz con las FARC dejó un vacío y una leve sensación de abandono por parte del gobierno nacional, dejando en la mente de muchos campesinos e indígenas, el sueño incumplido de progreso, apoyo, tranquilidad y prosperidad en sus territorios, lo que ha agudizado el sentir de las personas, que están sobreviviendo a su suerte, con la fe de que no cruzarse en su camino con algún actor violento que los dañe.

 

Las masacres se han multiplicado en estos últimos 4 años, llegando a una cada 3 días, generando conmoción en la población, incertidumbre en los territorios y tristeza en el corazón de las víctimas, que anhelan algún día, la paz llegue con verdaderas oportunidades de transformación.

 

Heyder Hazzam Gallego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Scroll to Top